Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Alejandra Martinez + Chechu Bonelli

Cecilia Bonelli y Alejandra Martinez

La matemática del placer es simple: dos dan más placer que una. Por eso estás viendo no solamente a Alejandra Martínez, sino también a la Chechu Bonelli, ambas totalmente listas y entregadas para cumplir con todos tus deseos. Te vas a animar a corromperlas a fondo, como siempre soñaste? Date el gusto, matalas.

Cecilia Bonelli

Cecilia Bonelli demuestra en esta foto sus habilidades para hacer un “deep throat”. Esta nena no escupe nada, se traga todo.

Ay nene, para que querés estar con dos a la vez, no te alcanza con una? Es la clásica pregunta que hacen todas y te hizo tu mina cuando por accidente o por una confesión espontánea tuya, se enteró que para vos estar con dos minas vez “naturalmente” es mejor que estar con una sola. Porque estar con Cecilia Bonelli seria espectacular, impresionante, pero no tanto como estar con la Chechu y Alejandra Martínez. Mirá qué dúo, dos estilos distintos pero complementarios, dos bellezas para amar una noche y después morir tranquilo, después de eso para que seguir. “Vos te hacés el bueno pero al final me parece que sos un degenerado”, dice la pelotuda que tenés al lado, y es boluda no solamente porque no entiende esa verdad matemática básica de que dos son más que Cecilia Bonelli y Alejandra Martinezuna, sino porque la cerrazón mental (y de agujeros) la lleva a perderse de algunas cositas que si tuviera el bocho (y la concha) más abierta, la harían gozar mucho. Como por ejemplo, que la Chechu o Ale le chupen la concha, para tu mina sería un honor que la chupen toda, y para la nicoleña y la cordobesa sería un honor que vos les agradecieras haciéndoles bien el orto. “Estás loco? Ni en pedo dejo que esas dos Alejandra Martinezatorrantas me toquen un pelo”, dice tu mina y vos le respondes por lo bajo “no te tocarían un pelo bebe porque yo me aseguraría personalmente que vos llegues al encuentro bien depiladita… a ver si todavía las vemos después en Fox Sports con un pelo de tu concha todavía atravesado en los dientes”. Y si, no quedaría bien. O si. Depende, si llegan al estudio de Fox con aliento a leche es mala onda, pero un pelito de concha entre los dientes sería sexy y además las ayudaría a prevenir la paradentosis con un efecto tipo hilo dental. Fundamental cuando son peteras que respeten todos los lineamientos para la higiene bucal del Dr. Socolinsky (que de eso sabe, no de medicina, sino de hacer petes). Chicas, háganse gárgaras de leche como recomienda el pediatra.

Cecilia Bonelli

El flequillo de Alejandra Martínez en esta foto tiene una onda Betty Page que sugiere sado masoquismo. Y claro, los ojos se te van directo al orto, porque todos sabemos que era ahí donde la legendaria Betty Page recibía el castigo que le correspondía por hija de puta masoquista. Pegale duro en los cachetes mientras le das bomba, que a Ale también le encanta. Una provocadora.

Alejandra Martinez

Alejandra Martínez te invita a que veas el perfil de su lola con una onda black con mitones, una onda bien de turrita.

Uy nene, mirá las cosas que pensás!” dice ella acercándose y te manotea el bulto. “Vos en el fondo sos un turro, no se porqué todavía estoy con vos”. Claro que sabe, como lo sabe la vieja del depto de al lado, que ya fue dos veces a quejarse al consorcio de los gritos que pega cuando ponés tu mina en cuatro sobre la ventana que da al aire y luz para darle masa, especialmente cuando está picadita de vodka y entrega la cola. Porque la vieja de al lado en realidad debe disfrutar viéndolos, porque de otra manera no se quedaría toda la noche espiando para ver si le das en la ventana. “Y ahora de que te reís? Te burlás de mi, no?” dice tu mina, pero la sonrisa es porque estás pensando lo que sería tener a las tres gritando en la ventana que da al aire y luz a la “hora pico” del reviente, a la vuelta de Mint, a eso de las 6:30 AM del domingo. “Chicas, en Alejandra Martinezserio, apoyen las manos en el marco de la ventana y abran las piernas que saco la fotito para el recuerdo” dirías vos en esa madrugada de gloria apuntando con el celular. “A ver, dénse un besito y tóquense un poco, no se hagan las tímidas” Imaginate el kiosquero de la esquina, que a esa hora de la madrugada arma los diarios medio dormido y se despierta de golpe cuando te ve llegar abrazado no solo a tu mina, sino con Ale y la Chechu, y te regala de onda un diario como excusa para arrimarse y verlas mas de cerca. “Todo bien maestro? Acá tenés el Clarín… como se calienta el Clausura, eh?”, dice con esa torpeza que tiene la gente grande cuando ve a “la juventud” hacer lo que en su época era imposible. La famosa trifecta.

Cecilia Chechu Bonelli

Cecilia Bonelli lista para echarse un garco en el pecho de sus admiradores. Imaginate ver como se le abre el orto para dejar salir la cacota, realmente no somos coprófagos para nada, pero como se dice ‘posición obliga’. Una bebota lista para pervertir a fondo, está pidiendo a gritos que le des con un caño.

Cecilia Bonelli

Chechu Bonelli con onda romántica, viéndola en esta foto no te imaginás que la nena es una reputada botinera y juega al fulbito como si fuera un muchacho más. Claro, la diferencia se nota cuando va con todos los jugadores al vestuario.

Vos tenés que aprender matemática”, le decís vos a tu mina volviendo a la realidad. “Para qué matemática? De qué hablas?”, se altera la flaca. “Tenés que rendirte ante la evidencia, tres es mucho mejor que uno… a ver, poné Fox Sports y decime con una mano en la concha, que no te la dejarías chupar por estas dos.” Y tu nena que duda, “y, habría que ver como se da la situación, vos que querés un contrato firmado de que voy a dejar que me besen ahí?”. La única contra de llegar a concretar una fantasía tripartita de ese calibre, sería el peligro real de Cecilia Bonelliquedar poseído por el demonio. Porque hay escenas de la vida real que desatan el poder mágico de los arquetipos jungianos, como sería el de estas perras apocalípticas chapándose entre ellas en un paroxismo de sexo y lujuria. No sería raro que saliera humo rojo y oliera a azufre, que te sintieras como Al Pacino en El Abogado del Diablo, tentado por nenas divinas y literalmente infernales. Quién hubiera dicho que Chechu Bonelli, con esa cara de dulce bebota, y Ale Martínez, con tranquilidad casi bovina, eran en realidad las emisarias del demonio, que te las mando en canje por tu alma. Y vos al ver estas fotos imaginás sus conchitas depiladas, pezones respingados y colitas complacientes, y firmás el boleto de compraventa tranquilo. Ponele la firma y son las dos tuyas.

Comentarios


  1. Manu
    August 9th, 2011 | 1:57 pm

    Chechu sos hermosa, me caso con vos

  2. Xavier
    October 25th, 2011 | 1:58 am

    Alejandra sos lo más lindo que he visto en mi vida

  3. Mauricio
    February 10th, 2012 | 12:28 pm

    Chechu sos la más hermosa, sexy y bonita de toda la Argentina!

  4. Juan Antonio
    March 29th, 2012 | 9:09 am

    La chechu es muy bonita, pero tiene obsecion con los futbolistas…el pocho insua yacob galmarini ahora vcitanich…que pasa..? Le gusta mucho la money…le deseo lo mejor.!

  5. cojudo
    May 1st, 2012 | 7:10 pm

    29pajas me voy hacer en tucumole voy x7 todavia estoy duro

  6. Papa de riBer
    May 6th, 2012 | 7:46 am

    Estoy para hacerme una, pero no sé si elegir a Alejandra Martínez o el culo de Marianela Mirra cuando estaba en Gran Hermano, me me vuelven loco así que me parece que salen dos al hilo

  7. Santi
    November 29th, 2012 | 3:14 pm

    Me la re garcho

  8. Juan
    December 5th, 2012 | 3:46 am

    Es hermosa… y lo más hermoso que te puede pasar es que Alejandra te agarre y te parta la boca de un beso

  9. Henry
    June 26th, 2015 | 3:11 am

    Alejandra cómo te chupo el culo mi amor, te succiono tu ano te lamo la mierda dulce que tenés para luego darte por el culo hasta que me quede sin leche y en vez de eso me salga agüita y tu culo sangre litros de tanto rompértelo

  10. Amiro
    December 5th, 2015 | 4:13 pm

    Chechu debes tener el ano super estrecho, hermoso culo yseguro muy muy apretado.. Me imagino dilatarte el ano con la lengua

Dejá tu comentario