Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Vicky Xipolitakis se calienta al oler dólares

Vicky Xipolitakis ratonea

Cola de Vicky XipolitakisVicky Xipolitakis vuelve a mostrar toda su carne siliconada en una producción donde ‘ratonea’ vestida de amante de Mickey Mouse y confiesa su amor al personaje. “Duermo todas las noches abrazada a Mickey y le doy muchos besos, te digo que Minnie es una re cornuda” dice la griega mientras vos ya pensás en comprarte el disfraz y aprovechar la confusión para convertir esa cola en tu parque de diversiones, “para dormir miro siempre los dibujos de Mickey Mouse, quiero ir a Disney nada más para abrazarlo.” Pero antes que alguien le pregunte si habla en serio o está en un viaje ácido, la griega aclara que no toma pepa. “No necesito nada, no me drogo, no fumo ni tomo alcohol. Soy así, cero droga y puro sexo” dice Vicky con su clásica risa, “y como no hay hombre que me pueda seguir el ritmo, me miro al espejo y me caliento sola pasándome crema.”

cola de vicky xipolitakis

“Mi cola vale oro, es lo mejor que tengo” dice Vicky, “cada vez que muestro la cola me la ovacionan, por eso la tengo asegurada contra todo daño.” Rompela que paga el seguro!

La cumbia que le dedicaron asegura que “es la diva loca, la reina del bisturí, tiene mucha boca, tiene mucha cola, se saca una selfie y no para de reír”. Vicky está de acuerdo con todo menos con la risa. “En realidad me calienta cuando me saco una foto desnuda” confiesa la griega, “me encanta mirarme frente al espejo, me pongo cremita de costado por la cola y me excita mucho.” Y a la muchachada ni hablar, por eso la demanda por sus servicios sigue en alza. “Propuestas de sexo por dinero tengo todo el tiempo” reconoce Vicky, “por suerte puedo elegir con quién estar, pero si fuera una reventada creo que sería una elección de vida que muchas chicas también hacen.” No dice cuánto cobran vicky xipolitakislas ‘reventadas’ que menciona, pero con Vicky las reglas de juego están claras. “Yo no regalo nada a nadie” aclara la griega por si pensabas pedirle prestada la cola un ratito, “pero a mí me encanta que me regalen cosas. Y me regalan de todo, el Audi que tengo por ejemplo me lo regaló un chico que no me tocó ni un pelo.” Y no es sorprendente, porque mucho pelo para tocar no hay. “Me depilo totalmente” dice de su rutina de cuidado de concha, un área clave donde tiene el asesoramiento de veteranas profesionales. “Moria Casán me enseñó a entrenar la vagina para que esté siempre apretadita” dice mientras a vos te dan ganas de estirársela, “hay contraer y relajar los músculos de la vagina y mejora muchísimo. De paso vienen más ganas de tener sexo, en mi caso tengo mucho sexo por eso me ven siempre ardiente y divina.” Pero Vicky sabe que el baqueteo vicky xipolitakis gateandoafecta todos los agujeros, y por eso decidió asegurar el upite. “Me di cuenta que mi cola vale oro, es lo más deseado de mi cuerpo así que salí corriendo a firmar la póliza” revela Vicky, “ahora mi cola está lista para todo terreno, está asegurada contra daños de cualquier tipo.” O sea vos, un amigo, cualquier tipo. Entrale sin miedo que si se rompe, garpa el seguro. “Mi cola una de las partes mas importantes que tengo y por eso la aseguré en dólar blue porque el peso se devalúa todo el tiempo” sigue explicando Xipolitakis, “es una inversion a vicky xipolitakis, griega hotfuturo, me cuido ante lo que me pueda llegar a ocurrir porque vale mucho, si cada vez que muestro la cola me la ovacionan.” Y no sólo en Argentina, ahora también en Grecia, donde fue tapa del conejo local. “Gracias a Playboy llegué al país de mi sangre, qué felicidad que me elijan!” escribió eufórica, “la tapa dice que soy el orgullo de la Isla de Samos y que disfrutan de mí en el extranjero.” Y Vicky disfruta entregando sus dotes a la muchachada. “Me gusta hacer feliz a los chicos, yo sé que con mi sonrisa doy mucha felicidad, soy un putón patrio” dice reconociendo su trolez, “tengo sangre griega, soy caliente y no puedo estar con un solo hombre, no hay quien me pueda seguir el ritmo. Muchos en la cama me tapan la boca para que no hable, soy aniñada y felina a la vez, y así soy feliz.”

vicky xipolitakisvicky xipolitakis

vicky xipolitakis se tocavicky xipolitakis se agarra las tetas

vicky xipolitakis acostada

concha vicky xipolitakis en playboy griegaVicky te espera con la cola enmarcada en un ratonero portaligas y la boca entreabierta lista para hacer más confesiones hot. “Tengo alma de nena, por eso en la cama me encanta jugar con chiches” confiesa la griega, “me encanta ir a los sexshops y comprar cosas, me acuerdo haber visto un pene gigante, me hubiera gustado tenerlo a mano en mi mesa de luz.” A Xipolitakis le gustan los juguetes grandes, pero como billetera siempre mata galán, más la excita la guita, especialmente la importada. “A mí el dólar me calienta mucho, me excita el olor a dólar, tiene un olor especial” explica la griega, “así que el que me quiera levantar ya sabe, ¡Para mí el dólar es como el viagra!” Pero también le caben los euros que cobró cuando la Playboy de Grecia la puso en su tapa. “En las fotos se me ve la chuchi, pero cobré un buen cachet” explica Vicky, “y es un orgullo que me hayan elegido en la Playboy del país de mi sangre.”

vicky xipolitakis en playboy greciavicky xipolitakis desnuda en playboy grecia

vicky xipolitakis desnuda en playboy greciavicky xipolitakis desnuda en playboy grecia

Loli Cavalli pela riquísima empanada salteña

Loly Cavalli, empanada saltena en Playboy

Loly Cavalli sabe que es importante arrancar el año bien parado y con gusto quiere darte una mano —o un pete. “Soy muy buena para el sexo oral” dice con orgullo la morocha, “soy de las que practica para hacer buenos petes.” Y debe haber practicado también cómo pelar como corresponde, porque en estas fotos de Playboy (versión Internacional obvio, ese tajo sin retocar no es del conejo local) Cavalli demuestra que la empanada salteña es la mejor del país.

Concha de Loly Cavalli

“La cola también está permitida conmigo”, dice Loly por si te quedás con hambre después de comerte esa tremenda milanga, “en el sexo soy bien salvaje.”

Si te quedaste con ganas de ver la empanada de Marengo, si lo que Playboy argentina sirvió en cena de fin de año te dejó sabor a poco, la propuesta de Loli Cavalli te va a gustar. La morocha ofrece para la degustación un bocatto di cardinale: ya el importante repulgue anticipa que la cosa viene muy jugosa y abundante, que es como le gusta a su dueña. “Imaginate si me ves así en las fotos cómo soy cuando me llevan a la cama” dice sin aclarar si es una promesa o una amenaza, porque si hay algo que sabe Loly es justamente sembrar la duda para sacarla luego con un rico pete. “El sexo oral me fascina” confiesa como si la cara y esa boquita no la hubieran ya Loly Cavalli desnuda en Playboy Internacionalvendido, “en la previa tiene que haber mucho oral mutuo, mucho toque, eso es muy importante para después pasar al ataque cuando está todo cocinado.” Y guarda porque Cavalli tiene un plan más ambicioso que el de Mingo: la morocha te quiere hacer acabar bien el año y también que arranques el nuevo bien parado, todo en la misma noche sin que el flaco de polera se tire a dormir. No es fácil de lograr, pero Loly es una profesional y se entrena como tal. “Yo soy de las que practican para hacer buenos petes” dice con orgullo, “tengo amigos a los que le consulto cómo le gusta que se lo hagan y así voy perfeccionando la técnica.” Claro que ese esfuerzo no serviría de nada porque la putez es algo que no se enseña, es innata. “En la cama me elogian mucho” asegura La Salteña asumiendo como reina Loly Cavalli pone la colade las empanadas, “les gusta mucho la expresión de mi cara, puede ser de buenita o bien de gato, eso me sale naturalmente.” Y también le entra naturalmente, no sólo en la empanada sino por suerte también en la cola. “La cola está permitida conmigo” dice como si alguien necesitara una confirmación después de ver esa escarapela de cuero en la impresionante ProctoCam, “conmigo no hay límites en la cama, pero para no pasarla mal hay que saber elegir el momento y hacerlo con cuidado.” Tiene razón, no hay que confundir fin de año con fin de ano. Y con cuidado también podés hacer una filmación para llevarte de recuerdo. “Si estoy con unas copitas de más te armo un lindo videíto” confiesa Loly, “disfrazarme es una de las cosas que más me gusta hacer en la cama, tengo trajecitos de pirata, enfermera y diablita. Para el sexo soy bien salvaje, me gusta jugar mucho.”

Loly Cavalli en conchaVictoria Cavalli en bolas

Loly Cavalli pela concha a full

“No es tan difícil posar para una buena foto paponera” parece decir Loly Cavalli desde la foto mientras vos casi gritás “esta es la foto que Playboy Argentina le tendría que haber hecho Marengo!”. Obvio que tenés razón, la diferencia entre las dos ediciones de la revista es… tajante, tan marcada y nítida como el tajo de la morocha en la foto. Y preparate, porque la morocha avisó que le gusta filmarse y cumplió con un video digno de Loly, Reina de la Empanada Salteña!

Victoria Loly Cavalli en cuatro

Loly Cavalli se agarra la conchaVictoria Loly Cavalli desnuda

Loly Cavalli contra la paredLoly CavalliLoli Cavalli

Loli Cavalli se abre las cachasLoly Cavalli en Playboy

*Video:loly cavalli desnuda

Bajate el video hot de Loly Cavalli
Versión en HD alta definición
También disponible en 3gp para celular

Rocío Marengo desnuda en Playboy II

Rocio Marengo desnuda en Playboy Argentina

Cola de Rocio Marengo desnuda en PlayboyEs la segunda vez que se desnuda para Playboy, pero Rocío Marengo asegura ser una chica de hogar. “Soy muy chapada a la antigua” dice la rubia mientras se baja los lienzos para que puedas apreciar la terrible pera que tiene por ojete, “pero entre cuatro paredes me relajo y me dejo llevar.” Y ahí es donde pasa de chapada a la antigua a garchada a la moderna. “El sexo para mí es algo tan necesario como respirar” dice Rocío, “en la cama me suelto porque lo que hacés queda entre dos personas, estoy con los hombres que quiero y por eso la paso bien.” Y a pesar de los 34 pirulos, le quedan cosas por cumplir. “Tengo fantasías con mujeres, pero por ahora no me interesa probar porque me llenan mucho los hombres” explica la rubia, “me ratonea más hacer un trío con dos hombres… está mal?”

tetas rocio marengo playboy

“Necesito tener sexo, para mí es como respirar” dice Marengo, “soy una mujer que vive a full.”

Si esperabas tener la empanada de Rocío Marengo como parte del aperitivo en la cena de Año Nuevo, te equivocaste. Y parece que la razón es una interna entre mascotas: el conejo no quiere que conozcas al kohala, a pesar que su dueña es una trola confesa. “Descubrí que me gusta ser bien puta” confesa así de una la ruba, “yo me hago cargo que no soy ni pura ni santa. El optimismo del flaco de polera, siempre listo para levantar cabeza, te había hecho creer que como es su segunda tapa en Playboy, la rubia iba a tener que subir la apuesta y pelar rocio marengo en bolas playboy argentinacomo corresponde, pero el conejo nos volvió a cagar y el kohala sigue sin aparecer. Pispeando entre los cables (en la única foto frontal completa) se puede ver que Marengo tiene la mascota depilada, pero no hay comprobación visual de esa apertura tipo estación de subte que su propia dueña asegura tener. “Hay mujeres que la tienen muy chiquita pero no es mi caso” confiesa la rubia, “por eso no puedo estar con un tipo que la tenga chica.” O sea que el Kohala de Marengo no se conforma con hojas de eucalipto, el guacho necesita comer carne en barra en abundancia. “La actitud es más importante que el tamaño, pero algo chiquito no sirve para nada” confiesa la rubia, “me ha tocado conocer algunas muy pequeñas y es un bajón. El tipo hacía todo lo que podía para que rocio marengo desnudayo la pasara bien pero yo veía lo chiquita que la tenía y me deprimía.” Pero igual hay esperanza para los menos dotados: el bulto en el pantalón no tiene porqué ser la chagar, también puede ser una gruesa billetera. Y así como billetera mata galán, a la hora de flashear verdes, político mata empresario. “Mi target es siempre de alto nivel” reconoce la rubia, “claro que estuve con políticos poderosos, me gustó porque tenía buena cama y aprendía. Tranquilos chicos que no voy a dar ningún rocio marengo en concha playboynombre, en mi caso no quisieron tener prensa.” Pero Rocío quiere tener sexo, siempre. “Necesito tener sexo, para mí es como respirar” reconoce la rubia, “soy una mujer que vive a full y me encanta el sexo, la paso increíble. Y es más, para irme a dormir bien necesito tener sexo, para desconectarme necesito tener relaciones.” Y si es variando los lugares, mejor. “Tuve sexo en un ascensor y en una escalera que es peor porque ahí te pueden ver, jaja. Hacerlo en lugares así me encanta por la adrenalina.” Lugares raros para hacerlo sobran, pero Rocío dice que lo que falta son pibes que la encaren. “No se porqué, pero muchos tipos me tienen miedo, no se animan y entonces tengo que ir al frente yo” explica la rubia, “pero voy al frente hasta ahí nomás, porque a mí me gusta que el hombre me seduzca y trate de conquistarme.” Y la recompensa para los que ponen huevos es disfrutar sin límites. “En la cama hay que soltarse, no tengo drama con nada, siempre hay que buscarle la vuelta porque nunca hay que dejar de tener sexo” explica Rocío, “para mí es como hacer deporte, cuando estoy bien atendida tengo otra cara, otra piel, otro humor. Yo al sexo lo necesito como una medicina.”

rocio marengo desnuda en playboy argentinarocio marengo playboy desnuda

rocio marengo muestra la cola en playboy argentina

“No sé porqué, pero los hombres me tienen miedo” dice Rocío Marengo con anteojos y el pelo tan recogido como a vos te gustaría dejarle el kohala, “pero yo no soy como aparento, la verdad es que soy re tranqui y tímida.” Pero la supuesta timidez se le va tan pronto identifica algún peso pesado de la política o la empresa. “Tengo un target alto, pero me gustan los tipos con perfil bajo” explica la ahora aspirante a periodista seria con anteojos, “los famosos no me van, prefiero el tipo más difícil, me ratonea ir a la conquista de una presa complicada.” Y los blancos preferidos son tipos grandes, porque juntar la guita necesaria para estar al nivel de Marengo lleva mucho tiempo. “Los hombres de entre 40 y 50 años me gustan más porque más allá de los sexual, saben cómo tratarte” dice la rubia, “me gustan los tipos inteligentes porque te saben llevar, seducir, endulzar el oído. Saben cómo entrarte en todo sentido.”

playboy rocio marengo

rocio marengo desnuda en playboy argentinarocio marengo en tetas playboy

rocio marengo petera en playboyrocio marengo despunta gomas